La Navidad es una de las épocas más esperadas del año. Es el momento en que la familia se reúne para vivir momentos de felicidad en torno a una mesa y cuando tenemos más tiempo para estar con los que más queremos. Cenas y comidas familiares con interminables sobremesas, cimentadas en risas compartidas y donde se forjan a fuego lento recuerdos imborrables.

Y aunque nos encanta pasar tiempo de calidad con los nuestros, lo cierto es que las fiestas navideñas son un periodo estresante, en el que queremos que todo salga perfecto. Tener la casa a punto, que la comida nos salga riquísima y que todos disfruten al máximo de un encuentro agradable supone mucho trabajo. Este es el motivo por el que cada vez más familias deciden pasar juntas las Navidades en una casa rural. El encuentro familiar sigue siendo igual de acogedor y no supone ningún esfuerzo para la persona que tiene que organizar las reuniones familiares. Y por otro lado permite a todos los miembros de la familia tomarse un respiro de la rutina diaria y dedicarse por completo a relajarse y disfrutar.

Momentos de tranquilidad

En la Casa Rural Graña da Acea las Navidades se viven intensamente y llegan cargadas de ilusión. Se acumulan las ganas del reencuentro con las familias que nos acompañan año tras año, algunas de ellas ya habituales, y se produce la sorpresa entre quienes nos visitan por primera vez y regresan a sus hogares pensando que al año que vienen repiten la experiencia.

Muchas de las familias que acogemos en nuestra casa rural son fieles a su cita cada año. En ocasiones ya reservan de un año para otro, encantados del ambiente familiar que se respira en el alojamiento. Nuestros clientes son, en ocasiones, familias a las que el salón de sus casas se les fue quedando pequeño para juntarse todos con comodidad. En otras ocasiones son grupos en los que la abuela ha decidido que ese año no cocina para poder estar más tiempo con sus nietos, o gente que busca un momento de tranquilidad en un lugar en el que no tienen que preocuparse por nada que no sea disfrutar.

Durante unos días el espíritu de la Navidad parece envolverlo todo. Son comidas y cenas mágicas, en las que pueden suceder cosas tan sorprendentes como ver a la abuela, con sus 90 años, trasnochando e incluso bailando con los más jóvenes de la familia. Sobremesas en las que se canta y se brinda. Donde hay un momento para el recuerdo y muchos otros para las risas.

Nochebuena y Nochevieja

En Nochebuena y Nochevieja la cena está marcada por el sabor de la tierra. Primero, y antes de pasar al comedor, un aperitivo sencillo en el salón, delante de la chimenea, con una copa de vino en la mano, Mencía, Godello, Albariño o, por supuesto, cerveza, también gallega. A la hora de la cena, ya en el comedor, unos tradicionales entrantes navideños y el plato principal, que puede ser pollo de corral de la zona, capón de Vilalba, ternera en rollo o un lacón de cerdo de castañas asado que gusta a todo el que lo prueba.

Todo ello se completa con el alojamiento en una de nuestras habitaciones. ¡Nada mejor que retirarse cuando uno siente que el sueño le vence sin necesidad de tener que recoger la mesa ni preocuparse de la vajilla! Al día siguiente los hay que madrugan para dar un paseo por el precioso lugar donde está situada la casa. Y los hay que prefieren recuperar fuerzas durmiendo un rato más. A todos ellos les espera un delicioso desayuno casero, un momento perfecto para comentar anécdotas del día anterior.

Navidad y Año Nuevo

El día de Navidad y Año Nuevo no puede faltar nuestro cocido gallego, con su lacón, cachola, chorizos, grelos de Monfero y patatas, con esa sopa de entrante “que resucita a un muerto” y flan casero de postre. ¡La comida de la tierra sabe mejor que nunca si la tomamos rodeados de quienes más queremos! No faltarán los vinos y el cava para brindar por todo lo bueno que el nuevo año seguro nos va a ofrecer.

Por menos de 200 euros por persona (cena, alojamiento, desayuno y comida), en la Casa Rural Graña da Acea nos ocupamos de todo para que vuestras familias no tengan que preocuparse por nada. Si nunca has probado lo que es pasar las fiestas navideñas en el ambiente acogedor de una casa rural “todo incluido”, en Casa Rural Graña da Acea te invitamos a que lo hagas. ¡Y felices fiestas!

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR